Transformar el aprendizaje, la evaluación, la confianza en profesores y escuelas.

Ameeta Mulla Wattal escribe: Los profesores deberían poder acelerar el cambio, rediseñar los sistemas teniendo en cuenta la equidad, responder a la retroalimentación, fomentar la colaboración, captar y polinizar ideas y crear una cultura de investigación y desarrollo.

Identificar el aprendizaje, alinearlo con el objetivo, mapear las habilidades, diseñar tareas auténticas a través de las cuales se puede capturar el progreso debe ser la esencia de la evaluación.

La espera de una forma de evaluar a los estudiantes de la Clase XII después de la cancelación de los exámenes de la junta ha creado una inmensa ansiedad en estudiantes y padres. Esta es una lección para que nos aseguremos de que nuestros sistemas están en su lugar y que los métodos de enseñanza y evaluación no deben basarse solo en pruebas de lápiz y papel de tres horas.

Sobre este tema, tenemos que considerar los objetivos de evaluación tanto a corto como a largo plazo.

En el futuro inmediato, para brindar un respiro a los estudiantes que buscan admisión en universidades en la India y en el extranjero, se debe crear una fórmula algorítmica que, de manera justa y transparente, ayude a superar la crisis actual. Desafortunadamente, debido a la inmediatez del problema, cada fórmula que se presente tendrá detractores porque ninguna será infalible. Deberá elaborarse una variedad de permutaciones y combinaciones científicas, que pueden ir desde calcular los promedios de desempeño de la Clase X a la Clase XII, tomar evidencia de datos históricos y definir un año de referencia, de modo que el resultado sea autenticado y validado por el CBSE.



Al mismo tiempo, nuestros objetivos a largo plazo de evaluaciones internas, capacitación de maestros, puentes en línea y fuera de línea, inversión en vías tecnológicas para el acceso de los estudiantes, deben iniciarse con efecto inmediato. Esto ayudará a cambiar la dinámica del aprendizaje.

La evaluación se define como una revisión sistemática del aprendizaje, el uso de la información recopilada de diversas experiencias y la retroalimentación constante. Esta definición contradice la forma en que evaluamos a nuestros alumnos porque no les brindamos una variedad de experiencias de aprendizaje. Los evaluamos mediante una prueba estandarizada de fin de año de tres horas en los exámenes nacionales.

Las evaluaciones deben tener múltiples rúbricas. Esto ayudará a medir lo que saben los alumnos, medir su comprensión, realizar un seguimiento del progreso, ayudar a planificar el siguiente paso, asignar trabajos de recuperación y proporcionar retroalimentación constante a las partes interesadas.

Es importante establecer evaluaciones cruzadas que sean confiables y objetivas, a fin de garantizar la comparabilidad dentro de la evaluación docente. También es fundamental desarrollar un marco para evaluar de forma más autónoma. Las herramientas de evaluación deben cambiarse según los temas. Un estudiante no puede ser evaluado en ciencias como lo es en idiomas.

Las preguntas deben basarse en la aplicación. Deben crearse bancos de estudios de casos, sin demasiados conocimientos y tareas basadas en la memoria. Deben intentarse sistemas de prueba interesantes, como pruebas gamificadas, exámenes parciales periódicos, pruebas basadas en proyectos. Una calificación individual o las notas obtenidas para un solo evento no pueden respaldar el trabajo de todo un año.

Las tres cosas más importantes para lograr el cambio son la creación de movilidad en el pensamiento, la estabilización de las rutas en línea y fuera de línea y la estrategia de los métodos necesarios para cambiar la evaluación y enseñar la metodología de aprendizaje.

Para esto, necesitamos crear métodos de desarrollo de capacidades donde cada niño esté equipado con una diversidad de conocimientos y se le dé énfasis a sus competencias, valores y actitudes, utilizando una pedagogía experiencial que integre el arte, el juego, las habilidades para la vida, el aprendizaje social y emocional con un enfoque interdisciplinario.

Las evaluaciones en el contexto de la Política Nacional de Educación marcan un cambio de un sistema de aprendizaje sumativo a uno formativo y basado en competencias. En tal marco, las evaluaciones deben basarse en la retroalimentación de maestro-alumno, que juega un papel importante en la comprensión de las prioridades de los estudiantes y capacita a los maestros para que cumplan con sus requisitos de aprendizaje.

El propósito de la evaluación es comprender los resultados del aprendizaje. Identificar el aprendizaje, alinearlo con el objetivo, mapear las habilidades, diseñar tareas auténticas a través de las cuales se puede capturar el progreso debe ser la esencia de la evaluación.

Una boleta de calificaciones holística debe ser equitativa, inclusiva y alegre, reflejando los diversos conocimientos del alumno. Una combinación de autoevaluación, de pares, de maestros y de padres ayudará a crear estudiantes que puedan reconciliar tensiones, asumir responsabilidades, forjar un mejor futuro para ellos y los demás, y comprender la importancia del bienestar y la sostenibilidad.

A menos que la educación sea más contemporánea y centrada en los niños, nuestros niños no podrán hacer frente a los rigores del futuro. Necesitamos tener sistemas de aprendizaje alternativos que sean agradables, inclusivos, progresivos y holísticos. Romper el molde del aprendizaje de memoria ayudará a los niños a desarrollar todo su potencial.

El número de escuelas y estudiantes en el CBSE crece cada año. Evaluar físicamente los trabajos de preguntas se convertirá en un desafío. Los problemas de papeleo, mano de obra, confidencialidad y seguimiento de los profesores en los centros de evaluación seguirán planteando problemas. La creación de plataformas de evaluación en línea debe ser explorada y apoyada por centros regionales y escuelas. Las escuelas y los maestros deben ser empoderados dando importancia a las evaluaciones escolares y los programas de evaluación continua porque un examen de fin de año ya no es el futuro del aprendizaje. La junta ha realizado una notable formación docente en una variedad de áreas durante la pandemia. En estos modelos de formación se pueden incluir aspectos de evaluación.

Los grupos de escuelas de Sahodaya que ya existen dentro de las escuelas de CBSE deberían estar facultados para realizar evaluaciones de grupo. Vincular a los maestros en grupos regionales y brindarles oportunidades para alejarse de las evaluaciones mecánicas ayudará a detener la evaluación anónima.

Necesitamos cambiar a una mentalidad colaborativa, donde los maestros trabajen juntos para mejorar la experiencia de aprendizaje de todos los estudiantes. Los grupos escolares deben aprovechar la oportunidad que presenta la pandemia para compartir el trabajo y las prácticas entre departamentos y facultades.

El papel del profesor debe transformarse. Debería ser capaz de acelerar el cambio, rediseñar los sistemas teniendo en cuenta la equidad, responder a los comentarios, fomentar la colaboración, captar y polinizar ideas y crear una cultura de investigación y desarrollo. Los gobiernos, los padres y todas las partes interesadas deberán confiar en que las escuelas y los maestros serán los verdaderos precursores del cambio.

Este artículo apareció por primera vez en la edición impresa el 16 de junio de 2021 con el título 'Evaluación de reaprendizaje'. El escritor es director de Springdales School, Pusa Road, Nueva Delhi.