Implicaciones de la nueva ley de emisiones de gases de efecto invernadero de la UE para la industria india

Ulka Kelkar escribe: India es el tercer socio comercial más grande de Europa y no tiene su propio impuesto o límite al carbono. Por lo tanto, la introducción de un mecanismo de ajuste de la frontera del carbono podría ser motivo de preocupación.

La UE tiene un sistema de comercio de emisiones de carbono desde 2005, con un precio de mercado actual de 50 euros por tonelada de carbono.

El 14 de julio, la Unión Europea presentó una nueva legislación, Fit for 55, para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 55% para 2030 y a cero para 2050. Este es un paso positivo para la acción climática, ya que convierte el anuncio de la UE en ley. protegiéndolo de los vientos del cambio político. Abre nuevos mercados para la industria india, por ejemplo para los vehículos eléctricos. Sin embargo, también introduce una política potencialmente adversa denominada mecanismo de ajuste de la frontera de carbono (CBAM).

La UE tiene un sistema de comercio de emisiones de carbono desde 2005, con un precio de mercado actual de 50 euros por tonelada de carbono. Con Fit for 55, la UE incorporará más sectores a este esquema comercial y ajustará su asignación de permisos. Es probable que el precio del carbono de la UE aumente como resultado, haciendo que sus productos nacionales sean más caros que las importaciones de países que no tienen tales reglas. El nuevo CBAM está destinado a nivelar el campo de juego entre los productos nacionales e importados.



CBAM requerirá que los productores extranjeros paguen por el carbono emitido mientras fabrican sus productos. Agregar el precio del carbono tiene como objetivo disuadir a los consumidores de comprar productos intensivos en carbono y alentar a los productores a invertir en tecnologías más limpias. El ajuste se aplicará a los productos de uso intensivo de energía que son ampliamente comercializados por la UE, como el hierro y el acero, el aluminio, el cemento, los fertilizantes y la electricidad. También puede afectar a las industrias posteriores; por ejemplo, los fabricantes de automóviles pueden comprar acero nacional con bajo contenido de carbono en lugar de acero importado con alto contenido de carbono. India es el tercer socio comercial más grande de Europa y no tiene su propio impuesto o límite al carbono. Por lo tanto, CBAM debería ser motivo de preocupación. Un estudio de la UNCTAD publicado el 14 de julio predice que India perderá entre 1 y 700 millones de dólares en exportaciones de productos de uso intensivo de energía como el acero y el aluminio: el comercio de bienes de India con la UE fue de 74 mil millones de dólares en 2020.



Sin duda, el CBAM será muy complejo de administrar. La tasa de ajuste variará según el país y el producto, dependiendo de la intensidad de carbono de la tecnología de producción y la combinación de electricidad. Requerirá la verificación de los datos comunicados por todos los proveedores extranjeros, incluidos los productos intermedios de terceros países. Puede que tenga que depender de los valores predeterminados del país o de los parámetros de referencia sectoriales, a riesgo de obtener resultados menos que perfectos.



Se espera que el respaldo del Parlamento de la UE tarde dos años, al que seguirá un período de transición de tres años antes de que se imponga el CBAM en 2026. ¿Qué debería hacer la industria india para prepararse en el ínterin? En primer lugar, debería establecer asociaciones de tecnologías limpias con la industria europea. Por ejemplo, la India exporta productos laminados planos y semiacabados de hierro o acero sin alear, pero esas asociaciones pueden ayudar a mejorar la competitividad de sus productos de acero inoxidable o aleados de alta tecnología.

En segundo lugar, las empresas indias deberían invertir en más electricidad renovable y eficiencia energética. Pueden adoptar objetivos basados ​​en la ciencia para la reducción de emisiones y los precios internos del carbono para incentivar las opciones de bajas emisiones de carbono. El gobierno puede extender el esquema de desempeño-logro-comercio a más industrias y proporcionar financiamiento a las MIPYMES para que se actualicen a tecnologías limpias. El análisis de WRI India muestra que las emisiones de dióxido de carbono de la industria del hierro y el acero se pueden reducir de 900 millones de toneladas a 500 millones de toneladas en 2035 mediante una mayor electrificación, hidrógeno verde, eficiencia energética y eficiencia de materiales.

En tercer lugar, la India puede intentar diversificar sus exportaciones a otros mercados y productos. Por ejemplo, podría aumentar su participación en el mercado de acero bruto en comparación con productores más intensivos en emisiones como China, Rusia y Ucrania.



En la actualidad, el CBAM puede parecer obstruccionista. Pero a largo plazo, puede proporcionar certeza regulatoria a la industria al armonizar los precios del carbono, y la industria india puede posicionarse como un actor fuerte en el panorama comercial del futuro.

Esta columna apareció por primera vez en la edición impresa el 26 de julio de 2021 con el título 'Un problema de ajuste'. Kelkar es Director del Programa Climático del Instituto de Recursos Mundiales de la India. Las vistas son personales