Carga de Godman

El suicidio de Bhayyuji Maharaj destaca las presiones que se apoderan de los inclinados espiritualmente

El gurú espiritual Bhaiyuji Maharaj es incinerado en IndoreBhaiyyuji Maharaj. (Expediente)

El suicidio de Bhayyuji Maharaj, que tenía muchos seguidores, incluidos políticos poderosos, nos insta a repensar sobre los hombres y mujeres dios. Estamos acostumbrados a pensar en los hombres y mujeres dios como luminarias espirituales. Eso se basa casi por completo en el hecho de que miles acuden a ellos en busca de comodidad. Muchos creen que también reciben esa ayuda. Pero nunca preguntamos: ¿Cómo le va al hombre dios?

El patetismo, en este caso, es el cansancio bajo el cual Bhayyuji había estado gimiendo, como dice en su nota de suicidio. Las últimas palabras de un hombre dicen la verdad sobre él. Aun así, el paso extremo dado por él ha dejado a sus seguidores incrédulos. Muchos de ellos sostienen que Maharaj les dio consuelo a muchos. ¿Cómo pudo suicidarse?



¿Cuál es el propósito de la espiritualidad? ¿Es solo para obtener consuelo, de cualquier fuente, sin importar qué tipo de personas seamos y cuán impías sean nuestras vidas? La verdad es que la confusión interna que surge de ser menos de lo que necesitamos ser es mucho más espiritual que la paz que hoy se empaqueta y comercializa. La humanidad no ha progresado realmente debido a la paz y la serenidad vendidas por hombres y mujeres dios. Mantienen el status quo. Reciben el patrocinio de los ricos y la élite, incluido el elenco y el equipo del estado, precisamente por esa razón. Aunque esto pueda parecer descabellado, el papel que desempeñan es análogo al de las agencias encargadas de hacer cumplir la ley. Aquellos que sirven como salidas de la paz que es irrelevante para las realidades vividas - el opio de facto del pueblo - están en el negocio de evitar disturbios radicales que, si se les diera libertad, transformarían la calidad de vida.



Esa paz se erige en un mundo de ilusiones. En una serie de escándalos en los últimos años, los evangelistas televisivos cristianos fueron expuestos como pervertidos sexuales. También en sus casos, muchos afirmaron haber recibido la paz y haberse beneficiado de los milagros de la curación. En contraste, una persona que es guiada por la luz de lo divino, alguien que es verdaderamente espiritual, es más propensa a ser pobre y despreciada que a ser popular, influyente o acomodada. Esta percepción es básica para la espiritualidad india. Es inmanente en la exhortación del Señor Krishna a Arjuna sobre la disciplina del nishkama karma: la rigurosa ruptura de los hilos del apego a los frutos del trabajo de uno. ¿Cómo pueden aquellos que no están apegados a las recompensas terrenales volverse ricos y extravagantes?

La carga más difícil para un ser humano es tener que navegar simultáneamente en dos barcos en direcciones opuestas. Esa es precisamente la difícil situación de nuestros prósperos y poderosos hombres-dios. La carga corrosiva de la hipocresía es inevitable. Pero existen diferencias entre ellos. Son los más sensibles los que llegan al callejón sin salida, como hizo Bhayyuji Maharaj. El suicidio de Bhayyuji es aún más impactante cuando se produce a raíz de su rechazo de principios al esfuerzo del gobierno de Madhya Pradesh por ofrecerle un cebo político. A diferencia de muchos otros, no se tomó el tiempo para rechazar la oferta. Esto hizo que aumentara mi respeto por él.



No quiero insinuar que los espiritualmente iluminados deban evitar la política. Para mí, la espiritualidad también es política. ¿Pero político en qué sentido? La luz espiritual debe brillar en el ámbito de lo político, como un llamado radical a practicar una cultura de gobierno basada en los valores universales del amor, la verdad, la justicia y la compasión. Buscar poder y ganancias es completamente contrario a este credo.

La muerte de Bhayyuji Maharaj nos urge a reconocer la necesidad de invertir la tendencia actual. El principio espiritual es claro: es solo cuidando a los demás, no tragándose el pravachan deshonesto de alguien o buscando refugio en su imperio ficticio, que la gente obtiene la paz. Nos volvemos fuertes al acercarnos a los demás, al compartir sus penas y al descubrir este ingrediente central de nuestra espiritualidad compartida. Dios nos hace fuertes; los hombres dios nos hacen más débiles. ¿Cómo pueden los que no pueden pararse llevarnos sobre sus espaldas encorvadas y dobladas?